DOLOR LUMBAR EN BALONCESTO

El dolor lumbar es un problema común en los deportes colectivos y entre las poblaciones más jóvenes.  Habiéndose observado una gran prevalencia en jugadores de baloncesto (Pasanen et al, 2014).

Imagen 1

A pesar de que la bibliografía enfocada en las lesiones en baloncesto identifica el tobillo como el área más frecuentemente lesionada, en un estudio reciente (Weiss et al, 2016) observaron tasas mayores en la rodilla y espalda baja. Lo que puede ser de utilidad a la hora de enfocar la prevención de lesiones.

Las lesiones en la espalda baja pueden ser debidas a traumatismos agudos (aquellas cuya aparición estuviera relacionada con un evento especifico) o sobreuso (no relacionadas como un incidente especifico y con aparición rápida o gradual) suponiendo estas casi el 80-90% de los casos (Purcell  y Micheli, 2009).

Antes de nada, es importante destacar que hay ciertas banderas rojas (fiebre, pérdida de peso, enfermedad, dolor nocturno, rigidez matutina) que nos deben indicar que el jugador requerirá atención médica (por posibles enfermedades, compresiones medula espinal, infecciones, fractura traumática, etc).

Una vez estas condiciones han sido descartadas, es posible (47% de los casos) que el dolor lumbar sea debido a una espondilólisis (Ralston, et al ,1998). Sin querer profundizar demasiado en esta patología en esta entrada, simplemente destacar que ocurre por movimientos de flexión /extensión y rotación de la columna lumbar repetidos, superando la capacidad de regeneración y remodelación necesaria del tejido que deberá ser detectada mediante resonancia magnética.

Es importante prestar atención a dolor lumbar prolongado, ya que competir en condiciones de dolor, puede conducir a fracturas por estrés (Didzarevic, 2015)

FACTORES DE RIESGO

  • Periodos de rápido crecimiento en jóvenes.
  • Exceso de volumen y/o intensidad de entrenamiento
  • Técnica pobre ejercicios y/o ejercicios inadecuados.
  • Debilidad musculatura central (CORE)
  • Factores biopsicosociales: ansiedad, estrés, depresión, etc.
  • Acortamiento de flexores de cadera, isquiosurales y fascia toracolumbar.
  • Anteversión de cadera excesiva.
  • Incremento excesivo de cifosis torácica.

PREVENCIÓN

  • Lo fundamental será reconocer los factores de riesgo que pueda poseer cada jugador, para en base a ello realizar un plan individualizado. Al inicio de la temporada el jugador deberá realizar una evaluación para identificar estos factores y realizar un programa de acondicionamiento general de fuerza y condición física.
  • Incrementos en la frecuencia e intensidad de entrenamiento debe ser gradual para permitir una correcta adaptación a las demandas del baloncesto.
  • Fortalecimiento progresivo del CORE mediante variedad de ejercicios en distintos planos como planchas, pallof press, farmer walk, etc con el objetivo de mejorar la fuerza y resistencia. Teniendo en cuenta las necesidades individuales del jugador.
  • Mejora elasticidad de isquiosurales mediante estiramientos y excéntricos.
Imagen 2

TRATAMIENTO/ RECUPERACIÓN

En caso de que el jugador padezca dolor lumbar, el reposo relativo y no el absoluto (como se sigue recomendando a veces) permite la recuperación. El ejercicio físico puede ayudar a aliviar el dolor, mientras que la inactividad puede retrasar la recuperación. Actividades que produzcan dolor deben ser evitadas.

En una revisión sistemática (Gordon y Bloxham, 2016) se sugiere que es la combinación de ejercicios de fuerza, entrenamiento aeróbico y flexibilidad lo más efectivo.

Los 3 básicos de Stuart McGuill (uno de los mayores expertos mundiales en dolor lumbar) son útiles con el objetivo de mejorar la estabilidad de la zona lumbar y reducir el dolor.

Captura de pantalla 2017-08-24 a las 14.14.25

Probablemente, reducir o limitar (en casos de dolor o lesiones en la columna) ejercicios de flexo-extensión de tronco tipo crunch (el abdominal clásico) sea una buena opción debido al riesgo que se le supone. En este enlace (https://www.youtube.com/watch?v=UwP2Yx0VkeI) podéis ver un video explicativo sobre la posible problemática de realizar este tipo de ejercicios

Imagen 4
Imagen 5
Imagen 6

Sin embargo, no hay evidencia de que un bajo volumen de ejercicios de flexo-extensión (menor de 60 en series de 6-15 repeticiones) con una recuperación de 48-72 horas entre sesiones sean perjudiciales para la salud del disco vertebral (Contreras y Schoenfeld, 2011)

En base a las características del jugador se deberá decidir si el programa incluye ejercicios tipo crunch, y en caso de ser así respetar las recomendaciones previas, además de combinarlo con ejercicios isométricos y dinámicos.

La mayoría de los jugadores son capaces de continuar entrenando y compitiendo modificando ciertos aspectos. Una vez el jugador alcanza rangos de movimiento sin dolor en todas las actividades, se permite la vuelta completa al deporte.

Añadir que lo ideal es que cada caso sea analizado individualmente por un fisioterapeuta que pueda identificar los movimientos específicos, posturas y cargas que producen dolor al jugador para diseñar un programa ejercicios basados en dicha evaluación personal en colaboración con el preparador físico.

BIBLIOGRAFIA

  • Contreras B, Schoenfeld B. To Crunch or Not to Crunch: An Evidence-Based Examination of Spinal Flexion Exercises, Their Potential Risks, and Their Applicability to Program Design. Strength and conditioning journal · August 2011
  • Crewe H, Elliott B, Couanis G, Campbell A, Alderson J. The lumbar spine of the young cricket fast bowler: an MRI study. Journal of science and medicine in sport / Sports Medicine Australia. 2012 May;15(3):190-4
  • D’Hemecourt PA, Gerbino II PG, Micheli LJ. Back injuries in the young athlete. Clin Sports Med. 2000;19:663-679.
  • Dizdarevic I, Bishop M, Sgromolo N, Hammoud S, Atanda A, Jr. Approach to the pediatric athlete with back pain: more than just the pars. The Physician and sportsmedicine. 2015 Nov;43(4):421-31.
  • Gordon R, Bloxham S. A Systematic Review of the Effects of Exercise and Physical Activity on Non-Specific Chronic Low Back Pain. Healthcare 2016, 4, 22
  • Pasanen K, Rossi M, Heinonen A, Parkkari, Kannus. Low back pain in young team sport players: a retrospective study. Clin J Sports Med. 2016 Sep;26(5):376-80.
  • Purcell L, Micheli L. Low back pain in Young athletes. Orthopaedics. 2009.Jun.
  • Ralston S, Weir M. Suspecting lumbar spondylolysis in adolescent low back pain. Clinical pediatrics. 1998 May;37(5):287-93.
  • Weiss K, Mcguigan M, Besier T, Whatman C. The application of a simple surveillance method for detecting the prevalence and impact of overuse injuries in professional men’s basketball. Journal of Strength and Conditioning Research. 2016

Una respuesta para “DOLOR LUMBAR EN BALONCESTO”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s