ENTREVISTA : ALVARO DE PEDRO

Para esta primera entrevista, contamos con Álvaro de Pedro, actual preparador físico del Club Melilla Baloncesto (LEB ORO) que actualmente se encuentra disputando los play-off de ascenso con su equipo

1. ¿Qué formación/formaciones y/o experiencia adquiriste para dedicarte a la preparación física? ¿Cuál ha sido tu trayectoria hasta ahora?

Buenas tardes, en primer lugar, gracias por la entrevista y por darme la oportunidad de mostrar mi trabajo. Soy Graduado en CCAFyD, con Máster en Alto Rendimiento en Deportes Colectivos (MASTERCEDE BYOMEDIC SYSTEM, Fundación FCB), Máster en Investigación (Universidad de Vigo) y actualmente continúo mi formación universitaria con el grado en Psicología en la UNED. Además de esta educación formal, he asistido a multitud cursos, congresos… en varios de ellos presentando trabajos. Me interesa la investigación, especialmente en rendimiento deportivo, y he publicado diferentes artículos científicos en diversas revistas, congresos, etc. La mayoría de ellos junto a alguno/s integrantes del grupo de investigación HI22 de la Universidad de Vigo.

Personalmente considero que la lectura de artículos científicos, de la mayor calidad metodológica posible (revisiones sistemáticas, meta-análisis, ECA…) es la base de la formación de un preparador físico, junto con la de libros de fisiología, anatomía, kinesiología, teoría del entrenamiento, psicología, etc. La experiencia no puede compensar el conocimiento científico, sino que es el siguiente paso, aplicar ese conocimiento científico en diferentes situaciones prácticas.

Desde que inicié mis estudios universitarios, tenía muy claro que quería dedicarme al rendimiento deportivo y ya ayudaba-asesoraba a algunos deportistas de mi confianza durante el transcurso de la carrera. Me surgió la oportunidad de planificar el periodo de transición de un jugador de LEB Plata, y cuando el director deportivo del club vio el trabajo, estuvo interesado en conocerme, finalmente se me ofreció el puesto de preparador físico en el Xuven de Cambados (LEB Plata).

Realicé ese trabajo durante 3 temporadas consecutivas, durante las cuáles aprendí mucho, tanto de mis propios errores y experiencias (me encontraba cursando ambos Máster, por lo que el aumento de conocimientos era continuo), como de los compañeros con los que trabajé, por ejemplo, los entrenadores de dichas temporadas: Yago Casal, Miguel Ángel Hoyo, Manu Santos y Pablo Abuín.

Este verano me surgió la oportunidad de incorporarme al cuerpo técnico del Melilla Baloncesto, después de algunas negociaciones con otros clubes y entrenadores que no llegaron a materializarse. Acepté la oferta sin pensarlo excesivamente, al ser una oportunidad de trabajar en un club de alto nivel de la LEB Oro, con aspiraciones de ACB. Aquí he seguido aprendiendo y pudiendo aplicar mis conocimientos, intentando siempre aportar lo máximo posible desde mi parcela, para que ello se tradujese en un aumento del rendimiento de los jugadores en el modelo de juego que Alejandro Alcoba propone en competición.

Además de mi puesto con clubes, trabajo a nivel individual con diferentes jugadores de EBA, LEB Plata y LEB Oro en diferentes momentos de la temporada, como preparador físico personal y/o asesor.

2. ¿Qué es lo que te llevó a dedicarte a la preparación física?

Desde muy pequeño me ha encantado el deporte, especialmente en el ámbito competitivo y desde bastante pronto decidí que quería dedicarme a ello como preparador físico. Siempre me ha llamado la atención todo lo relacionado con cómo conseguir que un deportista llegue al límite de su rendimiento potencial

3. ¿Qué test consideras fundamentales realizar antes y durante la temporada para controlar el estado físico de tus jugadores y reducir la incidencia de lesiones?

Es una pregunta difícil de contestar de una forma breve, pero intentaré dar una idea general de mi forma de ver este tema.

En primer lugar, creo que es básico hacer una valoración inicial de los patrones biomecánicos de los jugadores: análisis de la marcha, de la carrera, algunas pruebas del FMS, análisis de equilibrio estático y dinámico (analizando valgos, varos, limitaciones de ciertas articulaciones), análisis de cambios de dirección, etc.

También, junto con el fisioterapeuta (en esta temporada he trabajado con Álex Ríos) se analizan limitaciones en la amplitud de movimiento de las articulaciones, así como porcentajes de grasa y peso y altura. Después él me envía un informe donde me refleja las articulaciones, porcentajes de grasa… conflictivos de cada jugador.

Muy importante también es conocer la historia lesional de cada jugador, ya que es uno de los factores de riesgo más importantes. De esta forma se les envía un cuestionario en el que se exponen preguntas claras que hagan al jugador recordar todas sus lesiones de importancia.

Test de resistencia, personalmente no tengo clara esta rama de la valoración, en los últimos años he ido cambiando los test realizados, y sigo sin decantarme por una única opción. En principio utilizo el Yo-Yo IIRT 1. En función de los valores tomo decisiones respecto a sesiones complementarias de capacidad, eficiencia o potencia aeróbica, así como para los grupos de trabajo de las sesiones enfocadas al desarrollo de estas capacidades. También propongo sesiones de énfasis aeróbico en pista, consensuadas con el entrenador, para que nos sean útiles tanto en el desarrollo del modelo de juego, como para la potenciación de la condición física. De esta forma voy viendo en tareas holísticas cómo se desenvuelven los jugadores y quiénes “cantan” en tareas largas, densas…

En algunas ocasiones en las que he dispuesto de fotocélulas, también he realizado test de aceleración (5, 10, 15m), COD (505, Illinois…) y RSA.

Test Neuromusculares, para mí estos test son clave. Es una de las características que va a determinar el nivel físico de un jugador, y por tanto, quiero saber en qué valores se encuentran al llegar y a lo largo de cada microciclo, para ver si el entrenamiento está surtiendo efecto en todos los jugadores, o si por en contrario, para algunos hay que adaptarlo porque no se están consiguiendo las adaptaciones buscadas, ya sea por exceso, defecto o mala orientación de las cargas.

Dentro de estos test podría destacar:

  • Valoración de la potencia máxima: en diferentes gestos (sentadilla, peso muerto, hip thrust…) tanto de forma bilateral como unilateral.
  • Valoración del peso con el que consiguen la potencia máxima: Quiero conocer si dos jugadores que tienen la misma potencia máxima, uno la consigue con el 30% RM y otro con el 60% RM
  • Análisis perfil Fuerza-Velocidad: En mi opinión esto es fundamental, quiero conocer cuál es la V0 y la F0 de mis jugadores, cuál es la pendiente de la recta F-V y cómo es la curva de P-V. Dónde se encuentra su déficit, en la zona de fuerza (fuerza aplicada a bajas velocidades y altas cargas) o en la zona de velocidad (fuerza aplicada a altas velocidades y bajas cargas). Esta información me permitirá individualizar a un mayor nivel el trabajo de fuerza.
  • Test de salto: SJ, CMJ, DJ, salto libre, salto en profundidad… tanto bipodales como unipodales.
  • Análisis de asimetrías: Analizo los valores de los test de potencia máxima y de salto, para ver, no solamente la capacidad máxima de su sistema neuromuscular, sino también las asimetrías entre miembros, para intentar reducirlas, ya que la evidencia científica parece indicar que asimetrías por encima de cierto porcentaje podrían aumentar el riesgo de lesión (aunque el valor de ésta depende de la forma de medición y los resultados no son claros). No solamente en ausencia de fatiga, sino también tras sesiones de fuerza, o tras una doble sesión, etc.

4. ¿Qué importancia le das al trabajo genérico y al específico dentro de tu planificación?

Creo que obviamente ambos son necesarios en la planificación de la temporada. El trabajo específico es el que nos va a permitir aumentar el rendimiento de los jugadores de forma más clara y el que debería producir una mayor transferencia al rendimiento en gestos de competición. Pero el trabajo general es necesario, y es la base del posterior trabajo específico. Si únicamente se utiliza trabajo específico muy probablemente sufriremos plagas de lesiones en nuestros equipos. Por ello, intento usar el trabajo genérico y específico como un “ecualizador” como Julio Tous comenta en multitud de ocasiones. Es decir, los diferentes tipos de trabajo (más analítico, más genérico, más específico, más integrado…) deben aparecer en todas las fases de la temporada y en casi todos los microciclos debe haber tareas o ejercicios concretos de estas diferentes orientaciones, lo que cambiará será la proporción de cada uno de estos trabajos. De esta forma, en la pretemporada y los primeros meses de temporada usaré una mayor proporción de trabajo general, pero siempre usando multitud de ejercicios/tareas específicas e integradas, y éstas últimas irán ganando terreno a lo largo de la temporada, para, en fases finales o en los play off, suponer la inmensa mayoría del trabajo, únicamente usando unos pocos ejercicios generales para mantener niveles de fuerza excéntrica, de simetría… dentro de niveles aceptables.

5. ¿Cómo cuantificas las cargas con tus equipos?

De nuevo nos encontramos ante un tema en el que tengo dudas, y que tras varios años intentando ajustar mi cuantificación de la carga, siento que aún no he dado con la tecla.

Yo uso un sistema de monitorización de la frecuencia cardíaca en tiempo real con todos los integrantes del equipo durante toda la pretemporada, para conocer perfiles fisiológicos de cada uno de ellos, monitorizar las sesiones de acento aeróbico, evitar que algunos de ellos puedan entrenar por debajo o por encima del umbral marcado… Pero tras ésta, intento usarlos poco, porque son incómodos para los jugadores, se sueltan en numerosas ocasiones, etc. Esa información aportada por esta herramienta es un complemento, pero no es a lo que más atención presto, ya que, a pesar de lo que algunos estudios lo afirman, en mis equipos no he encontrado coeficientes de correlación altos entre el tiempo empleado a alta intensidad en los entrenamientos y la RPE (supongo que habrá multitud de variables moderadoras que influirán y que condicionarán esos resultados).

Para resumir, a lo largo de la temporada, además de la FC, utilizo:

  • Una app que me aporta EEP, fatiga muscular, bienestar, horas de sueño, dolores, etc. Así como el ratio carga A:C.
  • Monitorizo la potencia en el trabajo de fuerza de todos los microciclos (no en todos los ejercicios, sería inviable) y de esta forma veo si los valores progresan, se estancan, algún día bajan en algún jugador (indicador de fatiga aguda).
  • También mido con frecuencia la fatiga neuromuscular mediante SJ, CMJ… antes y después del trabajo de fuerza.
  • Monitorizo el tiempo de trabajo de las sesiones.
  • Tengo una estimación subjetiva propia de lo que creo que va a suponer cada una de las sesiones y microciclos en los jugadores.
  • En las sesiones de fuerza: dominancia de cadera-rodilla, dominancia cadera anterior-posterior, nivel de impacto, grado de toma de decisión…

Pero personalmente, creo que lo que aporta una información más útil es hablar con los jugadores lo más frecuentemente posible, y que comuniquen sus sensaciones.

6. ¿Qué importancia das al entrenamiento invisible (nutrición, alimentación, decanso, etc) y como conciencias a tus jugadores de su papel fundamental en su rendimiento y su salud?

Le doy una importancia enorme, las adaptaciones al entrenamiento no se producen durante éste. Éste es dañino, es agresivo… las adaptaciones se producen cuando nos recuperamos de los estímulos agresivos que aplicamos sobre los deportistas. La mayoría entienden que el descanso, la alimentación, etc. Son fundamentales para su rendimiento, pero siempre hay excepciones que creen que solo cuenta lo que se haga en el pabellón. Normalmente, éstos son los que suelen tener problemas a largo plazo.

Creo que en este tema los deportes individuales nos sacan años de ventaja. Esos deportistas están realmente concienciados y cuidan su cuerpo como lo que es, su herramienta de trabajo y la forma de ganarse la vida. Aunque creo que se ha avanzado mucho en los últimos años en los deportes colectivos.

Yo intento dar apoyo científico a todas las recomendaciones que les doy a los jugadores, para que entiendan que no es un capricho mío. De vez en cuando enviarles algún abstract de algún artículo, o algún esquema de los resultados, post, etc. E intento vincular las recomendaciones a posibles efectos prácticos que desean, para que así vean más tangibles los beneficios de llevar a cabo ese estilo de vida. Creo que de esta forma consigo ir modificando las creencias de la mayoría de ellos, aunque como en todo, la influencia no es uniforme sobre el equipo.

7. ¿Cómo enfocas la individualización de tus jugadores: trabajo por posiciones de juego, características físicas, lesiones previas, minutos jugados, preparación genérica versus específica?

Básicamente en nuestro equipo de trabajo realizamos la individualización dividida en dos partes.

En primer lugar, el trabajo en pista se individualiza por posiciones, características, puntos fuertes y débiles… En las sesiones de técnica individual. Y en cuanto a niveles de fatiga acumulada, edad y percepción subjetiva del jugador en el trabajo en pista con oposición.

Por otro lado, todo el trabajo menos integrado, que no supone oposición en pista, lo enfoco realizando dos fases de individualización. Primero cito a los jugadores en dos grupos: interiores y exteriores. Después, dentro de cada grupo, en torno al 30-40% del trabajo es individual. De esta forma puedo ajustarme a las características metabólicas y biomecánicas de las diferentes posiciones, pero también tengo en cuenta especificidades de jugadores concretos. Como por ejemplo, lesiones previas, estado de fatiga actual, perfil F-V, puntos fuertes y débiles, etc.

También propongo diferentes niveles de especificidad del trabajo, y en los niveles más próximos al juego real, cada posición tiene un trabajo diferente en pista, el cuál está consensuado con el segundo entrenador (Eloy Ramírez) para que tenga la mayor transferencia posible a las exigencias del juego de Alcoba.

Por último, ¿que consejos darías a actuales estudiantes de ciencias del deporte o preparadores físicos iniciándose que quieran progresar en este campo?.

Creo que el consejo que puedo dar es que si quieren dedicarse a este mundo, tienen que intentar diferenciarse de los demás lo máximo posible, ya que es un mercado muy copado. En mi opinión, la mejor forma es como escribí anteriormente: lectura constante de bibliografía científica, revisión de manuales (no solamente de entrenamiento, sino también de ciencias afines) y compartir opiniones con otros compañeros que nos hagan darnos cuenta de otras formas de trabajar. También es importante tener objetivos a corto, medio y largo plazo, y no obsesionarse con dónde se quiere estar en 10 años.

Y para acabar, me gustaría decir que, aunque es cierto que este trabajo es difícil, y es complicado llegar a tener una estabilidad en él, creo que la clave es elegir una profesión que te apasione, y entonces será más fácil destacar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s